17 de julio de 2017
La amistad, un vínculo saludable
El proceso de construcción de este particular lazo, que es fundamental para una vida plena. Qué implica y qué desafíos plantea.

En un capítulo de El principito, de Saint-Exupéry, referido al vínculo entre el Principito y el zorro, el animal ingresa a escena en pleno estado de pena del pequeño, quien, al ver al animal, le propone de inmediato que fuera a jugar con él porque padece tristeza. Ante el pedido, el cuadrúpedo responde diciéndole que aún no puede porque no está domesticado.

“¿Qué significa domesticar?”, pregunta el Principito.

–Es una cosa ya olvidada, significa crear vínculos.

–¿Crear vínculos?

–¡Sí! Verás: tú eres para mí solo un muchachito igual a otros y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro como otro cualquiera. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, como también yo lo seré para ti. Si tú me domesticas, mi vida se llenará de sol y conoceré el rumor de unos pasos diferentes a los de otros hombres. Esos, me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos, me llamarán fuera de la madriguera como una música. Además: ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y, por lo tanto, el trigo no me significa algo, es inútil para mí. Los trigales no me recuerdan nada y eso me pone triste. Sin embargo, tú tienes el cabello dorado como el trigo y, cuando me hayas domesticado, será maravilloso ver los trigales: te recordaré y amaré el canto del viento sobre el trigo.

Después, el zorro permaneció callado mirando un buen rato al principito. “¡Por favor! Domestícame”, le dijo.

–Bien quisiera hacerlo, pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.

–Sólo se conoce bien lo que se domestica. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada; todo lo compran ya hecho. Y como en las tiendas no se venden amigos, los hombres ya no tienen amigos. ¡Si quieres tener un amigo, entonces debes domesticarme!

–¿Qué debo hacer?

–Debes ser muy paciente. Al principio, te sentarás sobre la hierba, un poco retirado de mí; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no dirás nada, pues el lenguaje puede ser fuente de malos entendidos. Entonces, al pasar los días, te podrás sentar cada vez más cerca.

Al día siguiente, el Principito volvió.

“Es mejor que vengas siempre a la misma hora”, dijo el zorro. “Si vienes, por ejemplo, a las 4 de la tarde, yo desde las 3 comenzaría a ser dichoso. Conforme avance la hora, más contento me sentiré. A las 4, me sentiré agitado e inquieto. Así, descubriré lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, yo nunca sabré cuándo preparar mi corazón. Tú sabes, los ritos son necesarios.

–¿Qué es un rito?

–Eso también es algo casi olvidado. Es lo que hace que un día sea diferente a otro día y que una hora sea diferente a otra.

Las reflexiones sencillas, profundas y bellamente planteadas en El Principito concuerdan plenamente con las que impartió Aristóteles en su época. En su Ética a Nicómaco, expresa que “para la amistad verdadera, hace falta tiempo y hábito”. Y, si bien el deseo de una amistad puede nacer con prontitud, su concreción requiere –inexorablemente– tiempo.

Se trata de un tiempo productivo, que implica un trabajo de construcción, un proceso, no exento de los avatares de otros vínculos (malos entendidos, por ejemplo), pero que se presenta con sus particularidades.

Domesticar viene del latín domesticus y deriva de domus (casa). En conclusión, amigo es aquel a quien privilegiamos, haciéndolo entrar en nuestra vida, y respecto de quien obtenemos igual privilegio.

¿Qué condiciones implica una relación de amistad?, ¿qué elementos serían los indispensables para que una relación de amistad pudiera gestarse y mantenerse como tal?, ¿quizá el afecto mutuo y desinteresado?, ¿la confidencialidad?

¿Qué es, realmente, lo que caracteriza más específicamente y lo que define mejor la esencia de este tipo privilegiado de relación?

La amistad no es entendible sin la obligada articulación del deseo con el ideal, de la dinámica afectiva con determinados valores.

El término “amigo” puede ser empleado con significados muy diferentes. Así, la amistad puede estar referida a relaciones superficiales o bien exclusivamente a aquellas personas con las que se mantiene un grado realmente elevado de confianza e intimidad. Amigos, compañeros, camaradas, colegas, constituyen, pues, parte de una constelación de términos que implican determinados rasgos en común, pero en donde las diferencias pueden llegar a ser muy significativas, sin constituirse una amistad plena.

El concepto de amistad padece hoy una notable devaluación que, probablemente, no es sino una manifestación más de la devaluación generalizada que se da en los modos de contacto personal. En la era del consumo, el esquema de “usar y tirar” impregna también el mundo de las relaciones interpersonales y, entre ellas, el de las relaciones de amistad. Muchos vínculos se tornan efímeros y descartables (ver “Etapas de la vida y virtualidad”).

El afecto, el amor benevolente, la confidencialidad, la complicidad, la participación en ideales comunes, todo ello podrá dar sustento a una relación de amistad, pero nada de ello cualifica y diferencia a este tipo de relación como lo hace la libertad y la gratuidad con la que esta se manifiesta y tiene que establecerse.

Si el vínculo no surge desde la libertad recíproca de quienes se relacionan, la amistad no puede desarrollarse. Probablemente, no existe ningún tipo de relación humana que, como la amistad, se vea completamente al margen de cualquier forma de reglamentación. Cualquier otra modalidad de vínculo humano se ve sometido, sin embargo, a ella.

El deseo que impulsa a la amistad se irá manifestando en función de las dinámicas particulares de cada sujeto. En definitiva, no existe amistad sin la intervención del deseo. Un deseo que, como impulso básico, nos mueve, y que aspira, de un modo u otro, a la reducción de la distancia y la diferencia que nos constituye desde nuestra condición de “ser separado”.

Dentro de esas dinámicas, los procesos de identificación jugarán siempre un papel decisivo, modulando dinámicamente el encuentro con el otro. Identificación a través de un pasado con puntos de semejanza, de un presente compartido o identificación en las expectativas de un futuro anhelado.

La relación de amistad se abre a esa otra magnitud esencial que la caracteriza, que es la dimensión ética de apertura y compromiso con la alteridad. Ella presupone la aceptación de la distancia que nos constituye como “seres separados” y la aceptación de la diferencia que nos perfila particularmente a cada uno. Justamente, por ser la relación más libre, la menos obligada, manifiesta mejor que ninguna otra la dimensión ética que es inherente a la relación humana.

Cuando se ha podido renunciar a la omnipotencia infantil, y se asimila que no somos el todo para nadie y que nadie será el todo para nosotros, se hace posible el encuentro en libertad y en aceptación de la diferencia y, con ello, el encantamiento con ese otro por el que se puede entrar en un intercambio amistoso.

No necesita ni aspira a la fusión que el erotismo y la genitalidad pretenden en la dinámica del enamoramiento. Por eso, la presencia del otro en la amistad agrada y se agradece, pero no es la urgencia ni el reproche de los enamorados. Sin embargo, a pesar de las evidentes diferencias existentes entre las lógicas del enamoramiento y de la amistad, tanto una como la otra se nutren de la misma corriente de fondo: el deseo como aspiración a una unión que alivie la carencia de base que nos constituye como seres separados e incompletos. En ese tronco común del deseo encontró el psicoanálisis la fuente dinámica que alimenta la relación de amistad.

Etapas de la vida y virtualidad

A edades tempranas, es de suma importancia que la experiencia de tener amigos sea favorecida y potenciada por los adultos (como los padres y los docentes) que están involucrados en el desarrollo de los niños.En otra etapa de la vida, en tanto, para los adultos mayores, tener amigos y grupos de pares constituye un factor fundamental de apuntalamiento de la salud psicofísica.

Redes sociales

En esta época de popularización de las denominadas “redes sociales”, contactos ilimitados y de supuestos “amigos” producto de los intercambios que posibilita la virtualidad, se generan espejismos, ilusorias creencias de estar rodeados de amigos que desaparecen con un clic o cuando se apaga el ordenador o el celular, y en numerosas ocasiones el vacío existencial se apodera del sujeto.En nuestra práctica profesional, observamos cotidianamente conflictos y padecimientos suscitados a raíz de la confusión de colocar en el mismo plano, intercambios virtuales y reales con otros, sin poder dimensionar sus diferencias ni discriminar sus alcances vinculares.

*Licenciada en Psicología por la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).También es especialista en Psicología Clínica y delegada por Capital en el Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
TRASNOCHE EME
de 01.00 a 05.00


 
 

HORÓSCOPO

 
Piscis
PISCIS (del 20 de febrero al 20 de marzo)

Demostrarás tu capacidad de liderazgo y las personas que no tenían fe en ti se sorprenderán. Todos querrán estar de tu lado. Aléjate de las relaciones en las que te sientes limitado. Si no puedes mostrar tus verdaderos sentimientos, no te involucres. Planifica con cuidado la mejor manera de hacer que tus emprendimientos prosperen. Paso a paso, las ganancias irán llegando.Sugerencia: Te preocupa la imagen que te devuelve el espejo pero no haces nada por cambiarla, comienza por comer sano y hacer actividad física.

 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
La guardia rural de Los Pumas torturó a un ciudadano de Tostado
El Presidente Mauricio Macri recibirá a los familiares de Rosalia Jara
Escándalo en puerta: los audios que complican al ministro de Seguridad
La cheta de Nordelta repercute en la ciudad de Santa Fe
¿Lo habías notado? El tierno detalle que volvió viral al billete de 500 pesos
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.39
17.79

 


Radio EME - © 2017 - Todos los derechos reservados


RadiosNet